Blade II, vampiros proto Hellboy | Especial Guillermo del Toro

“Ahora tengo dos manos nuevas y no se cual de ellas usar para matarte.” 

Guillermo del Toro quería hacer Hellboy ya y eso lo explica todo. ¡Vamos!, que Scud -interpretado por un desconocido en ese entonces Norman Reedus-, el ayudante de Blade, lleva una camiseta con el símbolo del Ministerio de Defensa e Investigación Paranormal. Sin embargo, como su agente bien le dijo: “si quieres hacer Hellboy, primero tienes que hacerte cargo de Blade II, ¿o acaso crees que una productora va a confiar en Cronos y Mimic como referencia?”. Y por eso tenemos Blade II, personaje del ala oscura de Marvel Comics, en una secuela que según leí en internet, se aleja de la primera.

La trama nos lleva a conocer los orígenes de Blade como cazavampiros, algo irónico al ser mitad vampiro. Blade es llevado con el Rey de los Vampiros, un ser muy creppy llamado Damaskinos. La sociedad vampírica está amenazada por una nueva especie de vampiros, que cometen actos canibalísticos y pone a todo el mundo en peligro. Es misión de Blade, acompañado de la hermosa princesa Nyssa y del ejercito a su cargo liberar al mundo de los reaper comandados por Jared Nomak.

Y entre toda la trama montones de escenas de acción genéricas.

Blade II-2

La cinta en sí no es un despropósito, pero queda bastante en evidencia que es un trabajo por encargo del que solo aceptó para tener mano libre con Hellboy, su siguiente filme que también toma como base a un personaje de cómic. Blade II tiene momentos interesantes a partir del tercer acto, cuando el giro principal de la trama nos lleva a una acción sin frenos apoyada en la revelación final -bastante obvia desde el principio-.

Parte de la culpa recae en David S. Goyer, conocido guionista adaptador de cómic -suyos son los bocetos de historia del Batman de Nolan y el Superman de Snyder- pero que se limita a presentar una trama bastante similar a la usada en X-Men II: un par de adversarios que buscan acabar con un enemigo en común para traicionarse al final.

Sin embargo, la pasión por una historia simple que notamos en El Espinazo del Diablo se diluye sobremanera en este descafeinado Blade II, que no profundiza en el personaje, habiendo poca empatía en la labor de Wesley Snipes y los peligros que acarrean sus desventuras.

Blade II-3

Siendo así, el apartado visual nuevamente nos deslumbra con esa original forma de dar Muerte Verdadera a los vampiros, seres que en verdad apasionan al cineasta, quien a razón de sus apuntes, contienen una basta variedad de características que detalló en sus cuadernos para Cronos y que a la postre fagocitaría era su serie de novelas The Strain, así como la adaptación televisiva de la misma. Los tonos dorados y azules en la fotografíaa añaden dinamismo, y funcionan muy bien como ensayo a lo que le veremos en Hellboy II: The Golden Army.

Blade II se deja ver. Es entretenida y funciona, muy a pesar de que sea una cinta incluso más floja que Mimic. A esta adaptación de superhéroes le sigue una nueva adaptación del cómic, en este caso, del demonio rojo ideado por Mike Mignola, y que a partir de ella, Guillermo del Toro nos diría a bofetadas el por qué es uno de los cineastas más alabados de la actualidad.

Blade II-4

Fun fact 1: Blade II es la segunda colaboración entre Guillermo y Ron Pearlman.

Fun fact 2: Las Chicas Superpoderosas salen en pantalla.

Fun fact 3: Blade ha sido confirmado como personaje en Daredevil de Netflix, oficialmente ya es parte del Marvel Cinematic Universe. ¿eso es un yeah?

 

Fuentes: Guillermo del Toro Cabinet of Curiosities: My Notebooks, Collections, and Other Obsessions Hardcover

by Guillermo Del Toro & Marc Zicree.

Blade debutará en Marvel con un cameo en Daredevil

Autor: Mauricio Vargas

Todos gustan de definirse como raros. Yo me defino como un tipo normal con gustos particulares. Potterhead desde siempre. Un niño en el cuerpo de un hombre. No soy distraído, me pierdo en el sub-espacio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *