Lo mejor del cine mexicano en 2016 según Héctor D. Ramos

El 2016 se acaba y con ello vienen los recuentos así que aquí están las que a mi consideración lo mejor del cine mexicano en 2016 según yo, Héctor D. Ramos.

El jeremías

Una historia entrañable que, de entrada es fresca al no poner a sus personajes en la caótica Ciudad de México sino en el norte del país. Jeremías es un niño prodigio que, al enterarse de su condición decide que debe hacer algo con su talento y comienza la exploración de otros como él. Jim Morrison, Alan turing y obviamente Albert Einstein son algunos modelos a seguir. Una comedía muy bien realizada, con personajes bien definidos y la arrebatadora personalidad del pequeño Jeremías logran hacernos pasar un gran momento.

Una de las mejores y mas originales propuestas del cine mexicano en 2016.

 

Almacenados

Pude ver esta maravilla en el FIC Monterrey. Un encargado de almacén a unos días de retirarse debe entrenar a su reemplazo, un joven práctico que no entiende del todo porque un almacén que lleva mas de veinte años sin usarse debe tener a alguien de encargado. El manejo de la cámara es increíble al lograr que, a pesar de lo confinado del espacio no sucumbamos al tedio (como los personajes) y su guión con grandes tintes de humor, nos hacen reflexionar justo al final sobre el significado de la vida, la amistad y lo que la rutina puede hacerle al ser humano. Seguro estrenara en 2017, así que vayan apuntándose a verla.

Distancias cortas

Otra vislumbrada en el gran FIC Monterrey, seguramente es la mejor comedia mexicana del año (esto si es comedia no como la lista interminable de fracasos que pasaron por las salas en 2016). Un hombre obeso encuentra un viejo rollo y tras revelar su contenido algo se activa en él que lo hace salir de su monotía y encierro y tratar de vivir su vida. Con personajes secundarios increíbles y una musicalización de primera, te garantizo que esta comedia te hará reír y sonreír de principio a fin.

 

7:19 (Jorge Michel Grau)

Este cineasta mexicano es de mis favoritos, ya antes nos sorprendió con la maravillosa Somos lo que hay y su cortometraje Casa de muñecas dentro del ensamble de terror llamado México bárbaro y ahora toma el tema del terremoto del 85 para contarnos la tragedia desde el punto de vista de las víctimas. La pura secuencia inicial vale la pena el boleto, filmado en un gran plano secuencia y con apariciones especiales de una pléyade de actores reconocidos de cine y televisión pero lo que resalta son las actuaciones principales de Demián Bichir y sobretodo del maestro Héctor Bonilla quien da cátedra de actuación y demuestra que no hay que irse con la finta del bodrio llamado Un padre no tan padre. 7:19 es una película desgarradora y que seguro te dejara un huequito en el corazón y mucha reflexión al salir de la sala de cine.

(disponible en Netflix)

Somos lengua

Un grandioso documental que nos deja ver un poco de la escena del rap nacional en varias partes del país, principalmente en Monterrey. A través de una diversidad de personajes vemos la evolución del género, aquellos que toman el estandarte de la voz del barrio y sacan mediante la música su frustación, sus gustos y todas sus emociones contenidas en sus beats y rimas frenéticas. De muy poca distribución seguramente no llegará a salas comerciales pero basta poco esfuerzo para hallarla en una plataforma de streamming o festival de cine. Si son fan del rap o de la música en general es un MUST.

Mención especial para La delgada línea amarilla que es una maravillosa película pero yo ya hablé de ella en un post anterior y la puse en el listado del 2015 (ventajas de ir tanto a festivales) y para Me estás matando Susana que a primera instancia deja un buen sabor de boca pero si son fans de la novela en que está basada saldrán mas enojados que satisfechos.

El cine mexicano está en un momento extraño, sin duda hay grandes producciones que generan boletos pero vacías en técnica y una verdadera propuesta edificante, sin agraviar a alguna en particular (ya veten a Omar Chaparro por favor) creo que si más películas como las arriba enlistadas tuvieran mas oportunidad de verse por el público podríamos decir que en verdad estamos ayudando a construir una industria cinematográfica saludable y con valor. *termina reflexión conmovedora de fin de año*

Como siempre, estoy abierto a sus preguntas, comentarios o recomendaciones (hubo mucho cine mexicano que no vi) aquí abajo en este post o en mi twitter personal @hectordramos

Autor: Hectordramos

Lic. en comunicación con especialidad en Cine digital que siempre ha buscado un espacio para hacer, ver y hablar de cine. Cineasta, reseñista, podcastero y fan de los chocolates Costanzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *