La caricia desnuda | Reseña

Publicada por primera vez en 2011, La Caricia Desnuda es una novela de fachada erótica escrita por una promesa de la literatura francesa, Carmen Bramly, -una joven de 15 años-, la cual se centra en un momento que la mayoría (sino es que todas las jóvenes adolescentes de probablemente cualquier cultura del mundo) considera un parteaguas en su vida. En efecto, hablo del prestigiado, polémico y codiciado concepto de virginidad.

La historia es simple: una chica de catorce años tendrá relaciones sexuales por primera vez. El libro completo (137 páginas) se desarrolla en un lapso no mayor de 24 horas en donde sus protagonistas, Paloma y su amante Pierre dejan ver una salpicada de lo que es su vida actual, así como la historia que vienen acarreando desde hace años. La Caricia Desnuda relata la historia de dichos amantes mezclándola con algunos otros personajes (muchos de ellos de relleno), en donde se muestra a sus protagonistas (por demás cultos para su corta edad) como pensadores sobre la vida y sus aconteceres en una medida importante.

La novela está llena de metáforas y reflexiones sobre la amistad, la vida y el amor; sobrecargada de cultura para la trama tan sencilla que maneja. Al menos hablando del nivel cultural de Latinoamérica, es rarísimo ver que dos adolescentes piensen, sienten y se expresen como los protagonistas de ésta historia, que luchan durante todo momento por proteger sus verdaderas intenciones, enfatizando su ego y demostrando una confusión constante típica de un púbere.

La historia está infestada de pretensión, con un cierre predecible y flojo. Tal vez la escritora quiso demostrar su calidad literaria y su capacidad cultural (dato que no pongo en tela de juicio debido a la educación que recibió al tener un padre escritor). Aún así, dudo lo haya conseguido dada la riqueza inherente el tópico central.

Si algo considero bastante rescatable son estas dos frases que llamaron mi atención, y que, analizándolas adecuadamente, hablan sobre el amor propio y la perseverancia, sin duda, un estilo que define a la jóven debutante:

“En la vida real, no es posible recomenzar, debes seguir trazando tu camino, cada vez más adelante. Reduces la marcha o la aceleras, pero debes continuar, y el camino no desaparece bajo nuestros pies”.

“Suceda lo que suceda, si te dices que la vida te ha abandonado, tú no te abandones”.

Habrá que esperar un próximo trabajo que abarque un tema menos trillado con más trasfondo y madurez en donde Carmen Bramly pueda exponer su talento y filosofía de una manera más creíble.

Autor: Guz Guevara

Mercadólogo en constante aprendizaje. Promotor de la inclusión social efectiva de las personas con discapacidad. Conferencista y Facilitador de Discapacidad y Desarrollo Humano.

2 comentarios sobre “La caricia desnuda | Reseña”

  1. Interesante reseña. Tendré que ir a buscar este libro lo más pronto posible. Espero puedas hacer una reseña de Haruki Murakami. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *