La Maldición de Ryan Murphy

Hace una semana terminó American Horror Story Coven (en México fue ayer), y de la cual hablaba mi compañera Itzel en esta entrada. Decepción aparte, estuve meditando durante este lapso y me di cuenta de algo que de manera inconsciente ya suponía pero que por una razón u otra prefería ignorar. El origen de esta publicación viene desde hace tiempo. Si bien yo quería hacer una reseña sobre cómo Glee, una serie también creada por Ryan Murphy (mandamás de AHS) iba en una espiral notable de decadencia; me di cuenta que no es la única serie de este hombre que ha caído en ello.

La Maldición de Ryan Murphy, como es conocida por algunos, dicta que sus series, si bien cuentan con una premisa interesante, cruda y directa, esta se volverá un pastiche de clichés mal hilvanados e incoherentes después de la primer temporada. Aunque American Horror Story tiene dos muy buenas temporadas en su haber (Murder House y Assylum), Glee y The New Normal no pueden presumir de conseguir semejante logro, y en menor medida, Nip Tuck.

 

Nip Tuck fue una serie la cual veía secretamente durante la secundaria y que me trae gratos recuerdos por ello. Esto por su horario, por su trama y por la poca permisividad que tenía en mi casa de ver series por la noche. Nip Tuck manejaba en al menos sus primeras tres temporadas tramas solidas que acompañaban a cada operación realizada por los cirujanos plásticos MacNamara y Troy, inseparables amigos desde la universidad. El opening, sello característico de calidad en cualquier producción de Ryan Murphy, es de una factura impecable.

Sin embargo, a pesar de ser una de las series parteaguas de la nueva ola de series para adultos que continuó con las producciones de HBO, todo se fue al caño cuando se empezó a saturar de tramas estúpidas y ridículas: arrojar un cadaver a los cocodrilos para encubrir un crimen, que tu psicóloga te haga creer que estás enamorado de tu mejor amigo para que ella se acueste contigo, tener un hijo que sólo busca parejas que te incomoden, que tu esposa se enamoré de tu niñero enano, y lo mejor, olvidarte de todo e irte a Los Angeles. Sin duda una buena serie en la cual se dejaron ir y echaron todo a perder.

 

El caso de Glee es un poco más triste e irónico. Originalmente planeada como una película competencia a High School Musical (aunque lo negaran constantemente) se cambió el concepto para que esta fuera una serie musical. Con una primera temporada realmente asombrosa, que mezclaba genuinamente la comedia con el drama y con canciones que iban desde homenajes a grupos de rock (aun recuerdo el cover que hicieron de Dream On de Aerosmith) a musicales de Broadway a una que otra canción pop de moda, sin perder frescura, originalidad y variedad musical. Para muestra los siguientes videos, uno cómico y el otro un buen cover a Aerosmith:

Sin embargo, el éxito tomó por sorpresa a sus creadores, puesto que no muchos se imaginaban que Glee fuera a pasar de su primera temporada. Pero el éxito pudo más y es por ello que llevamos 5 temporadas hasta el momento. A partir de la segunda temporada Glee comenzó a decaer notoriamente, remplazando la comedia inteligente con tramas de superación personal donde hablaban de temas como alcoholismo, drogadicción, religión, homosexualidad, y que, sabiendolos tratar pudieron darle mucho jugo, sin embargo, todo quedo muy maniqueo, sólo blanco o negro, juzgando, aburriendo y sobresaturando tramas con muchos más personajes de los que pudo abarcar (Quinn, Joe, Sugar, Rory, Tina, etc), dandole más protagónicos al personaje de Darren Criss (molesto como ningún otro actor que haya desfilado por Glee) y multiples canciones pop de quita y pon (en serio, las canciones de Lady Gaga, Katy Perry y similares inundan las últimas 4 temporadas). Adios a los musicales y al rock. Con la muerte de Cory Monteith pensé que tal vez, sólo tal vez remontarían el vuelo, pero los capítulos subsecuentes pasarón con más penas que glorias.

Glee nunca tuvo un opening más allá de poner el titulo de la serie durante 4 segundos en  determinado momento del show, pero me quedo con este fanmade a la Skins:

 

The New Normal nunca llegó a una segunda temporada y es comprensible debido al mal trato que le dieron. La serie trataba de una pareja gay que decide tener a su primer hijo y para ello contratan a una madre de alquiler, la cual es una abogada frustrada, recién separada de su marido y con una hija simpatiquísima. Obviamente nació como un intento de ser Modern Family y en una época dura para la comunidad homosexual en Estados Unidos, brindar la oportunidad de demostrar que las parejas homoparentales son tan normales como cualquier otra.

Pero se quedó en el intento. Si bien en sus primeros 4 o 5 capítulos la serie llevaba un buen ritmo, el ritmo no les aguantó y poco a poco empezó a llenarse de formulas gastadas. Eso y sus capítulos a la Plaza Sésamo dando lecciones de vida y conducta. La serie fue cancelada y quedo en un agridulce recuerdo de lo que pudo ser.

Sin embargo, tiene buenos momentos y se deja ver. Aquí un video donde Bryan pregunta a su sacerdote si los pecados de Britney, Amanda Bynes y las Kardashians pueden ser perdonados. Genial el apunte de Khloe Kardashian ardiendo en llamas:

 

4 series que sin duda parten de premisas más que interesantes, pero que tal vez debido a malos guionistas o que como creador no sepas cómo dirigir tu barco hacen que cada cuanto uno tema por sus series favoritas, como pudiera ser AHS. La maldición de Ryan Murphy está presente y sin duda ya ha atacado a American Horror Story, pero sin duda espero y confío en que logrará salir de esta, puesto que son pocas las series de terror que gozan del favor del público en estos tiempos. Eso y que según algunos de los rumores que circulan en internet, la siguiente temporada podría llevar por temática la de un circo (alguien recuerda a Eso, El Payaso). Pero rumores son rumores y esperaré con ansias a que American Horror Story recuperé su pesadillezca historia.

Autor: Mauricio Vargas

Todos gustan de definirse como raros. Yo me defino como un tipo normal con gustos particulares. Potterhead desde siempre. Un niño en el cuerpo de un hombre. No soy distraído, me pierdo en el sub-espacio.

3 comentarios sobre “La Maldición de Ryan Murphy”

  1. Lo comentamos el otro día, Ryan Murphy tiene grandes ideas pero sino cede el mando de sus series a gente que si sepa como producirlas caen en declive rápido. Para mi AHS se cayó desde la segunda y New normal nunca me terminó de gustar por “regañona” je je

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *