La vida de Adèle. | Review

La Vida de Adèle” es un título más que acertado, una historia que te lleva a través de los ojos de Adéle, su crecimiento y proceso de maduréz de la etapa joven a la adulta.

Esta película es una crónica de las vivencias de una típica adolescente, casi parece que lo que vemos en pantalla son extractos de su diario. Adèle va a la escuela, sueña despierta en clase, platica de sexo con sus amigas, sale con chicos y lleva una vida normal. Su familia es nuclear, vive con sus padres y al parecer es hija única.

Le gusta comer la pasta de su papá y de vez en cuando la dejan beber una copa de vino a la hora de la cena; sin embargo, dentro de Adèle hay algo que no encaja y siente que está fingiendo todo el tiempo. La trama lleva al espectador a ser testigo del cambio de Adèle, que aunque parece que no crece, por su cara de niña, pasa de ser una adolescente a una adulta, frente a las miradas que la siguen a través de la historia.

la-vida-de-adele

Después de su primer ruptura, Adèle siente ganas de salir y junto con su mejor amigo (quien es homosexual), se aventura en los bares donde se reúnen gays, lesbianas, transexuales y demás curiosos. En uno de esos lugares conoce a Emma, una chica de cabello azulado que estudia Pintura con la que conversa y coquetea, este sería el comienzo de la relación más importante en la vida de Adèle.

Entre Adèle y Emma hay una diferencia muy marcada, desde su forma de ser. Emma es muy enérgica, artística, conectada con el mundo que la rodea; mientras que Adèle es mucho mas pasiva, pensante, como si estuviera en otro mundo en todo momento. Incluso sus familias son diferentes, y ellas mismas juntas son “diferentes” a la sociedad, pero son estas diferencias las que las unen a compartir lo que conocen de ambos mundos. Las actuaciones sin duda impecables.

Decir que la película es referente de la comunidad LGBT equivocado, porque aun cuando la trama aborda la historia de una relación lésbica, es más bien el amor y los sentimientos su piedra angular sobre la cual gira. Aun cuando seas heterosexual te sentirás identificado. Si la cinta está llena de clichés es porque así es la vida, la vida es un cliché, parece que los seres humanos estamos programados de la misma forma, solo que en diferentes tiempos y situaciones.

Los métodos de dirección de Kechiche, a quien en un suceso histórico le fue concedida la Palma de Oro en Cannes el año pasado junto con Léa Seydoux y Adèle Exarchopoulos, logran que las emociones de los personajes traspasen la pantalla y hacen sentir empatía e incluso incomodidad.

 

Las escenas de sexo explícito fueron muy comentadas en su momento e incluso se catalogaron de pornográficas y aunque no es lo único remarcable en el trabajo de ambas actrices, es un aspecto que no podría pasarse por alto. Los gemidos de las protagonistas se mezclaron con las risas nerviosas del público que asistió a la premiere, justo como en un salón de clases de secundaria, cuando el profesor comenzaba a hablar de algún tema tabú, como lo sigue siendo el sexo.

Aunque “La Vida de Adèle” es una cinta de descubrimiento y también una historia de amor intensa. Existe una complicidad entre Adèle y Emma que vuelve su relación apasionada y profunda, tanto que al final de la historia no sólo Adèle no es la misma persona, sino que en el espectador algo cambia también. Contrario a lo que se podría pensar, esta cinta no explora las relaciones entre las personas del mismo sexo y va más allá de eso, mostrando las emociones tal cual son y que cualquiera que haya estado enamorado podría entender.

“La Vida de Adèle” está basada en la novela gráfica de Julie Maroh, cuyo título original es Le bleu est une couleur chaude y que fue publicada en el 2010 en Francia. La historia en la novela está situada en los últimos años de la década de los noventa y el nombre del personaje de Adèle es en realidad Clémentine, sin embargo durante el rodaje de la película el nombre se cambió, pues el director quería que Adèle Exarchopoulos estuviera en personaje incluso fuera de cámara, pero la producción siempre olvidaba llamarla Clémentine y Kechiche decidió usar el nombre real de la actriz.

la-vida-de-adele-water

Adèle Exarchopoulos tenía apenas diecinueve años cuando realizó esta película y es su primer protagónico, mientras que Léa Seydoux ha trabajado ya con directores de la talla de Woody Allen en “Midnight in Paris” y Wes Anderson en “The Grand Budapest Hotel”. “La Vida de Adèle” es apenas la sexta entrega de Abdellatif Kechiche, quien anteriormente había presentado la cinta “Vénus noire” o en español “La Venus Negra”; sin embargo con esta cinta logra una de sus obras más originales.

Técnicamente hablando es una película francesa en todo el estereotipo, “europea”, con una cámara pocas veces fija, con el lente siempre enfocado en la protagonista, lenta, muy contemplativa, escenas de nada sólo para tomar los detalles de los personajes. Cuenta con momentos fotográficos excelsos y una banda sonora que le da el sazón perfecto a la película.

la-vida-de-adele-three

“La Vida de Adèle” llegó a la sala de la Cineteca Alameda como parte de sus estrenos exclusivos de este 2014. Estará proyectándose de 16 al 18 de enero, en dos funciones, 17:00 y 20:30 horas. El costo de la entrada es de $40.00 para el público en general y de $25.00 para estudiantes, tarjetahabientes de Actitud Joven e Inapam.

Realmente no es una película para todo público pero si te gusta el buen cine de autor, esta película te encantará.

Autor: Asaf Lopez

Director General de PlusbitsMx, ciudadano de Internet, tecnólogo, desarrollo de Web y apps para móvil.

3 comentarios sobre “La vida de Adèle. | Review”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *