Más negro que la noche [Reseña]

O “todo está mal con esta película y el terror mexicano”, o tal vez no.

Como todos sabemos, el cine mexicano no está en su mejor momento. Las películas que realmente valen la pena y participan en festivales internacionales, a pesar de ser obras de excelente calidad, no reciben el apoyo y difusión que se merecen aquí, pues nadie es profeta en su tierra; por otro lado, las películas comerciales ahora tienden a ser comedias bilingües, para que así sean atractivas para Estados Unidos, porque bien dijo Susanita: nada es bueno si no es de gran aceptación en Europa y Estados Unidos.

En este caso hablaré del terror mexicano, y tomo como ejemplo esta película, Más negro que la noche, que estrenó aquí no hace mucho y de la cual ya les habíamos compartido el trailer. Considero a México, al igual que otros países, un lugar con mucho por explotar en cuanto este tema, pues tenemos una cultura muy extensa, llena de leyendas y anécdotas, que van desde la época prehispánica hasta hace unos 20 años. ¿A quién no le llegaron a contar de chico sobre la llorona, la dama enlutada, la mulata de Córdoba, los nahuales y demás? ¿o esa vez que en una discoteca se apareció el diablo? ¿A quién no le dijeron que su primaria estaba construida sobre un cementerio -que las hay-? Son cosas que se pasan de generación en generación, como forma de preservarlas o simplemente por asustar, en fin, hay mucho que podemos explotar.

No sólo tenemos buen material en leyendas, pues películas como Hasta el Viento tiene miedo, Alucarda la hija de las tinieblas, Veneno para las Hadas, Más negro que la Noche, e incluso Kilómetro 31, se han vuelto evidencia de que en México somos capaces de crear buenas historias de terror a nivel comercial.

Más-negro-que-la-noche-1975

Sí, pintamos para historias muy buenas. ¿Cuál es el problema? Que como en muchas cosas, nos dejamos influenciar por el producto traído de Estados Unidos, que también se ha ido a la deriva últimamente, pues de ser hace unos 30 años un referente del terror y tener obras como Rosemary’s Baby, The Exorcist, Poltergeist, etcétera, pasando a los ya queridos y favoritos para palomear slashers, como Halloween, Friday the 13th, y Nightmare in Elm Street, los más famosos, y así la lista crece de películas de terror que ahora son de culto; actualmente, el género de terror estadounidense sobrevive y delira a base de mockumentaries y found footages como la saga de Paranormal Activity, y remakes, habiendo sus excepciones en el indie horror y las peliculas más taquilleras como llegaron a ser The Conjuring y las 2 partes de Insidious. Actualmente, México trata de copiar estos estándares de terror, terminando en películas con puros jumpscares –de esos gritos que te agarran de sorpresa- y tramas que no tienen mucho sentido.

Con Más negro que la noche no hubo excepción. A partir de aquí, habrá unos cuantos spoilers, tanto de la original como del remake.

La trama de la película, para los que no la conocen, es la siguiente: al morirse la tía rica, la sobrina -Ofelia (1975), Greta (2014)- hereda la enorme casa en que vivía, junto con otros bienes. La condición, que cuide al gato mascota, Becker, que por tanto tiempo acompañó a la tía, y que es más negro que la noche. Unos días después de mudarse junto con otras 3 amigas, el gato desaparece, y poco después es encontrado muerto, desatando sucesos horribles en la casa.

masnegroquelanoche3

La historia original  tiene elementos típicos del terror que funcionan muy bien: un espíritu que busca vengarse, una casa tétrica, y el gato negro, un elemento clásico debido a su vinculación con la brujería y el cuento de Poe; y es sencilla: una vez muerto el gato, el espíritu de la tía regresa para vengarse de quienes mataron a su querido compañero.

Por otro lado, la historia del remake tiene sustos predecibles e incongruencias en la historia. Primero, el grupo de chicas que se muda a la casa: Greta la protagonista, una española -que la verdad no influía saber su nacionalidad realmente- que sólo busca acostarse con otros, drogarse y demás, aquella que es un poco más inocente y hasta un hurón tiene de mascota, y la SMAPS -Super Mejor Amiga Por Siempre- que más adelante nos muestran quiere ser más que eso. Fueron muy superficiales, aunque incluso en la original no se profundiza tanto en ellas. La única que presenta cambios es la protagonista, en este caso, Greta.

masnegroquelanoche

Greta tiene un pasado en especial con la casa y su tía ya que sus padres y su hermana murieron cuando era niña, quedó a cuidado de la tía Ofelia. Este pasado NUNCA se menciona realmente cuál es, sólo dicen que su antigua habitación está cerrada por órdenes de la tía. Además, Greta tiene la fantástica y original capacidad de ver a su hermana muerta, la cual se le aparece en momentos decisivos para ella, en este caso para avisarle que corre peligro -como si los ruidos y ya más que obvias apariciones no hubieran sido suficientes para adivinarlo-. Completamente innecesario.

Innecesaria también es la insinuación de la mejor amiga. ¿En serio era relevante la escena en que observa a la protagonista teniendo relaciones con su novio -que es su hermano-? Al ver esta escena creí pasaría al final algo a lo Haute Tension, pero no fue así, y no aportó nada a la película.

Otro elemento sin sentido es el pasado entre la casa y la tía, un secreto que sale a la luz cuando el espíritu de ésta comienza a apoderarse de Greta, dando lugar a una especie de desenlace visto en películas como Amityville Horror, y además, dando a entender que al final, Becker es en realidad una especie de espíritu que puede habitar en cualquier otro gato negro.

masnegroquelanoche2

En el caso de los sustos predecibles, esto se debió, en mi opinión, al abuso de la banda sonora, pues siempre trataban de mantener al público en tensión cuando al final sólo terminaba fastidioso, además de que estas escenas se resumían en los jumpscares que te suelen aparecer en internet.

Así que ahí lo tienen, hay más cosas sobre las cuales quejarse, pero esto quedaría kilométrico, ustedes deciden si verla o no, con el único punto a favor para muchos de ser la primera cinta mexicana en 3D que no es animada, que espero siga desarrollándose. Quejas y comentarios, háganmelos saber.

Autor: Itzel M.

6655321. Libros. Películas. Anime. Series. Videojuegos. Terror. Víctima de muchos fandoms. Fácilmente odiable. Twitter: @itzeluuh

Un comentario sobre “Más negro que la noche [Reseña]”

  1. Taboada fue un genio! y los cineastas mexicanos al fin terminaron de destruir con sus nuevas versiones sus tres obras maestras!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *