Una pobre apuesta por la nostalgia: Pixels | Reseña

Desde la primera vez que vi el trailer de Pixels, me pareció una terrible idea. No sólo por que Adam Sandler fuera el protagonista (actor que aunque no es de mi agrado, tiene algunas cintas buenas en su haber); incluso en algún momento me emocioné por que Chris Columbus fuera el director, y por ver en acción a Peter Dinklage. Me parecía una mala idea por el hecho de que las películas basadas en videojuegos (casi todas) son terribles. Pixels no es una mala película por ésta razón; la cinta en esencia es pésima, y la productora Happy Madison es la responsable.

La trama de Pixels es sencilla, en 1982 la NASA envió una cápsula al espacio con la esperanza de encontrar vida extraterrestre; entre los contenidos enviados se encuentran muestras de algunos de los videojuegos más populares de los ochenta como Pac-Man, Donkey Kong, Galaga, etcétera. Una raza alienígena los interpreta como una declaración de guerra y deciden atacar el planeta con recreaciones de éstos videojuegos, nuestra esperanza es Sam Brenner (Adam Sandler), un antiguo campeón de las salas de juego que junto con sus amigos, son llamados por el presidente (Kevin James) a combatir a las fuerzas extraterrestres.

Pixels_Sam

Sosa, predecible e inverosímil, la trama se desarrolla vagamente mientras te pintan a Adam Sandler como el héroe de acción inesperado. Los chistes, divertidos en un principio, poco a poco se tornan repetitivos, pesados y simplones, un humor característico en las películas de Sandler, que para algunos es agradable, (sobre todo para los niños), pero que yo aborrecí a cada momento.

Las actuaciones son regulares, los personajes se presentan de manera coherente a la trama, sin embargo no dejan de sentirse poco creíbles y repletos de clichés. El mejor personaje es el de Eddie (Peter Dinklage), que sobresale por su personalidad, pero que ni así logra levantar la cinta.

Pixels_Eddie

El apartado visual es inconsistente, por momentos se ve bien, pero es perceptible el poco cuidado que tiene, volviéndose evidente en algunas escenas, el abuso de la pantalla verde. La estética es agradable en la representación de los videojuegos, pero sin ninguna atención por los detalles. La fotografía es extraña, con algunas tomas que no son propias de una película de acción.

Por otro lado, la banda sonora es una de las peores que he escuchado, la selección de temas licenciados es pésima, y no se diga de la música ambiental, que es poco acorde a lo que sucede en pantalla.

Pixels_Pac

Pixels, pareciera ser una cinta de clase b, una de esas tipo Sharknado; pero a diferencia de ésta, en lugar de convertirse en una película de culto, no será recordada por muchos y será totalmente repudiada por otros.

La película falla terriblemente al recurrir al factor nostalgia puesto que la cinta bien podría prescindir de ello y tratar de otro tema, los videojuegos fungen sólo como un pretexto para hacer dinero; como fan de éstos, no encontré la película insultante, al contrario, tiene cierto respeto por las franquicias; pero se toma muchas libertades que algunos considerarían errores en su intento por enaltecer a los videojuegos de antaño. El único mérito de Pixels es ser inofensiva, no destruye de ninguna manera la infancia de los que recuerdan con cariño, viejos tiempos jugando en las arcades. Su pecado más grande es ser una cinta mediocre en todo sentido.

Pixels_Donkey

Autor: Pablo Sandoval

Vivir no es necesario, lo necesario es crear. | @IM_belik

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *