¿Son mejores las caricaturas actuales? | Una reflexión

Hace poco terminé de ponerme al día con una de las series actuales que más hype han creado últimamente, Steven Universe, y meditando un poco sobre el gran cariño que tengo al personaje de Rose Quartz, que para quien no lo sepa *SPOILER ALERT* es la madre de Steven y antigua líder de las gemas de cristal, cuyo trasfondo en la historia refleja una personalidad de amor puro y un misticismo bastante mágico, llegué a la conclusión después de dar bastantes vueltas, de que nunca antes había sentido algo así por un personaje presentado tan fugazmente.

tumblr_nugzbuNGiv1ufuwabo2_500
Steven Universe y la mujer gigante, Rebecca Sugar.

 

Si, si, si, todos tenemos nuestros crush animados, no me malinterpreten, a lo que me refiero es que la historia de un personaje o la configuración per se de éste nunca habían llegado a profundidades como las que se logran con tanta frencuencia hoy en día, a conmover de una forma tan sincera. Y aunque probablemente algunos me crucifiquen por este post, sólo hay una conclusión directa hacia este tema: las series infantiles de hoy son por mucho, mejores que las de nuestra generación.

Vaya, estoy consciente de que no es algo fácil de aceptar y si bien series del calibre de Hey Arnold!, Courage (que son parte de mis favs personales), y de la gran mayoría pertenecientes a los bloques de CN, Nickelodeon y hasta el desaparecido Fox Kids marcaron una etapa en la mayoría de nosotros y miles de personas más en su tiempo, pocos se atreven a aceptar que cosas mejores han comenzado a emerger.

cartoons

Una queja constante entre los conservadores de las caricaturas retro es el hecho de que la variedad ha decaído bastante y tienen razón, si bien por aquel tiempo había una cantidad inmensa de series que por igual nos divertían y que gustábamos seguir, debido a que claro, todas y cada una tenían su encanto, en lo personal considero que como todo en esta vida cantidad no es sinónimo de calidad. 

Sin título

Y esque siendo objetivos, ¿de verdad toda esa oleada de cartoons valía la pena puntualmente? Para empezar, debo aclarar que no estoy generalizando, pues como en cada etapa cosas bastante cheveres y una que otra basura han sido concebidas, aparte de que me centraré en el mainstream del tema, pues no tendría sentido entrar a discutir las grandes obras que se han hecho con animación, tanto películas, como cortos o series enfocadas cien por ciento a lo artístico o educativo.

Considero que el primer punto es dar un pequeño repaso a la historia de la animación, es bien sabido que cuando ésta surgió en Francia, el público al que estaba dirigido era general ¿saben?, pues tanto adultos como niños podían apreciarlo, pero de alguna manera y desconozco por qué el arte de la animación fue centrándose más en el pequeño público, pienso que esto se debió en parte a que se podían explotar más ciertas situaciones fantásticas que difícilmente podían ser adaptadas al live action, brindando así un mundo de posibilidades cuasi infinitas de entretenimiento, aunado al hecho de que la animación siempre se ha prestado a ser mucho más expresiva y exagerada, características que la dotan de un toque gracioso y ofrecen una identificación más sencilla.

tumblr_nugzbuNGiv1ufuwabo3_500
Los chicos cool: J. G. Quintel junto a Rigby y Mordecai.

 

Ahora, partiendo de este detalle cómico y pasando a tiempos más actuales, compañías como Warner y Disney encontraron una fórmula perfecta y una mina de oro inagotable con sus cápsulas y series animadas, pero el detalle fue que en eso se quedaba todo, eran cintas hechas para divertir, nada más, lograr que los infantes apagaran su intensidad por unas cuantas horas.

La cosa ha cambiado drásticamente y se debe, como a todo en la historia del hombre, a la evolución. Octavio Paz y sus definiciones de tradición y ruptura son, como en muchos temas más, aplicables a la perfección. ¿A qué me refiero?, al momento de crear algo (y lo enfocaré totalmente a los cartoons), no puedes mantener esa escencia siempre, los tiempos cambian y sus habitantes también. Evolucionan y sus visiones adoptan formas que no se habrían explorado si la perpetuidad de sus creaciones se mantuviera intacta.

La tradición como esa raíz que marca el canon, un camino, unas reglas. La ruptura como esa exploración, ese subvertir, buscar el cambio.

tumblr_nugzbuNGiv1ufuwabo7_500
Alex Hirsch y los mellizos Mabel y Dipper.

 

¿Qué sería en estos momentos si nunca se hubiese transformado la fórmula merrie melodies? Probablemente no hubiesen surgido los Looney Tunes, y consecuentemente Animaniacs y toda esa oleada más experimental jamás habrían visto la luz.

Puede que el título de este post sea algo engañoso, pero no está cool dejarse llevar por los sentimentalismos, no estoy menospreciando ninguna de las épocas y mucho menos ninguna de las grandiosas caricaturas que las marcaron, al contrario, lo único que quiero demostrar esque todas ellas han llevado al día de hoy; hace poco leía un comentario que decía algo como “¿En dónde están esos niños que veían nuestros cartoons y por qué no están haciendo nada bueno?”.

tumblr_nugzbuNGiv1ufuwabo1_500
Jake el perro, Finn el humano y Pendleton el barbón.

 

¿Por qué no hacen nada bueno? ¿en serio?, ¡Lo están haciendo! y no podría ser mejor; personas como Patrick McHale, Rebecca Sugar, J. G. Quintel, Alex Hirsch y el legendario Pendleton Ward son aquellos niños que crecieron aprendiendo de los mejores y que ahora empiezan a superarlos, son esos creadores de todo el nuevo contenido que está reinventando totalmente la manera de escribir y contar historias.

Estamos en el año 2015 y es sorprendente ver cómo estos jóvenes que no pasan de los 35 años introducen en el mainstream (acusado de no dar a los niños más que programas basura), temáticas complejas que jamás hubiesen visto la luz hace apenas unos años, ideas que ya es necesario adoptar en el pensamiento colectivo, sobre todo aquellas centradas en la inclusión de grupos minoritarios.

tumblr_nugzbuNGiv1ufuwabo5_500
Patrick McHale, Greg y Wirt.

 

Honor a quien honor merece, por supuesto, y es lógico que ninguno de los cartoons actuales sería lo que es sino gracias a todas aquellas que sentaron base y nos encantaron en mayor o menor medida; todas aquellas series que se atrevieron a experimentar y ofrecer contenido cada vez más innovador.

Si, probablemente las series actuales son mejores que las anteriores, así como éstas lo fueron a sus antecesoras y como una cadena que va en rewind se puede voltear a ver su historia, esto no quiere decir que sean malas, simplemente su público es nuevo; no se debe perder la oportunidad de darles un lugar en nuestra agenda a caricaturas como Gravity Falls, Regular Show, Bravest Warriors, Clarence, Steven Universe, Adventure Time, Over the Garden Wall (de las cuales no voy a comentar nada aquí pero que si dedicaré más adelante reseñas por separado) para así poder apreciar todo lo que ofrecen.

Un consejo, dejar de lado todo el hate y el conservadurismo, para de esta forma esperar que en unas generaciones más los niños que van creciendo a la par de estas animaciones nos ofrezcan algo mucho mejor al crecer y vuelvan, una vez más, a sorprendernos.

cartoons1

 

 

 

 

Autor: Iyari Isaac

No terminé Literatura pero igual acepto unas monedas. Freelancelot. Editor de La Jornada San Luis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *