Reckless, o por qué amo a Cornelia Funke | Reseña

Mi amor por Cornelia Funke no es secreto ni nada nuevo. Cornelia llegó a mi vida cuando el Fondo de Cultura Económica decidió sacar ediciones más económicas de sus libros, que agonizaban porque Siruela los tenía tan caros que no podías ni soñar en comprarlos. Desde entonces, hemos tenido un idilio: a mí me gustan la mayoría de sus personas (exceptuando Muerte de tinta) y los compro todos religiosamente mientras van saliendo. A Reckless ―al menos a su primera parte― me lo encontré casi de casualidad; desde la portada no se parecía a nada que Cornelia Funke hubiera escrito antes, aunque en la sinopsis había un rastro de aquellos mundos fantásticos que tiende a crear. Su protagonista, sin embargo,esta vez es un adulto y uno con el que puede resultar difícil idenfiticarse. Jacob Reckless es un cazatesoros que no tiene muchos escrúpulos a la hora de engañar a los gobernantes, robar y salirse con la suya. Desde los doce años se escabulle al mundo detrás del espejo que estaba en el despacho de su desaparecido padre y se construye una reputación bastante buena (o mala, según a quién preguntes) como cazatesoros.

reckless

Sin embargo, sus problemas empiezan cuando Will intenta seguirlo detrás del espejo y acaba, de alguna manera «infectado» por la piel de los goyl, criaturas con piel de piedras preciosas, ónix, amatista y como la piel de Will, jade. Cornelia Funke no nos explica nada de su mundo antes de empezar a contarnos la historia, no, nos da un puñetazo en la cara con él. Uno de esos raros puñetazos en la cara que acaban sintiéndose bien, porque la experiencia es diferente, vamos descubriendo el mundo conforme la historia avanza, sus leyendas, sus cuentos, su geografía y sus problemas políticos. Nos encontramos ante un mundo donde nadie rescató a la Bella Durmiente y la enfermedad de Blancanieves ―que abandonó al príncipe por uno de los enanos― es algo serio. Es un mundo escalofriante pero, de alguna manera, atrayente. Uno de los puntos a favor que me encontré es que no estamos ante el típico mundo medieval de los libros de fantasía épica, estamos más bien ante un mundo en el que se respira un aire Victoriano con los primeros avances de modernidad… ¡incluso hay aviones rudimentarios!

Cornelia Funke es fantástica a la hora de sumergirnos en la historia de los dos hermanos, Jacob y Will Reckless, acompañados por Fux, la fiel cambiaformas que sigue a Jacob y le ha salvado la vida más de una vez y Clara, novia de Will, dispuesta a ir hasta el fin del mundo para recuperar a la persona que ama. El elenco de personajes es siempre variado, desde los más detestables cobardes, los villanos más horripilantes y las amantes más manipuladoras, como el Hada Oscura, que ha convencido a Kami’en, Rey de los Goyl, las criaturas con piel de piedras preciosas, que salga a la superficie y conquiste las tierras humanas. Entre tal elenco, Cornelia Funke va hilando una historia mucho más complicada de lo que parece en un principio y, poco a poco, entre las motivaciones de todos los personajes, sus contradicciones, las relaciones que entablan, vemos como se va tejiendo una historia de dimensiones monstruosas.

fux
Ilustración el libro, Fux

La prosa de Cornelia Funke es tan envolvente, tan poética a veces y capaz de reflejar los sentimientos de todos los personajes y darle humanidad incluso a los más inhumanos, como los son las hadas, que no puedes parar de leer. No importa lo mucho que odies al personaje o que le desees una muerte lenta, quieres saber qué pasa. Al menos, a mí me ocurrió así. La narrativa cambia un poco con respecto a sus otros libros (El jinete del dragón y la trilogía del Mundo de Tinta), aquí parece más adulta, como sus personajes, llenos de dilemas y contradicciones.

sombras vivientesToda la historia tiene su propia mitología y, en tres libros, sientes que conoces muy poco en realidad, que el mundo es tan basto, que necesitarías libros enormes para conocer toda la mitología, las leyendas y las historias. La magia en el mundo de Cornelia Funke es engañosa y las brujas pueden ser buenas o malas, existen los devorahumanos, padres que cambian el rostro de sus hijos por uno más bello si no les gusta demasiado aquel con el que nacieron, temibles Baba Yagas que ponen el cráneo de aquellos que han osado robarles en la puerta de sus casas. Las hadas, bellas criaturas que hacen a los hombres perder el sentido común, no se quedan atrás. El Hada Oscura es parte de las intrigas palaciegas en los libros, la responsable que Will Reckless tenga piel de jade, sin embargo, no es lo peor entre las hadas, que odian sentirse traicionadas y están muy dispuestas a usar a sus amantes en su beneficio. Los objetos mágicos están por todas partes, alfombras, ballestas encantadas, supuestas campanas que devuelven la vida a los muertos… Muchos, en el mundo de Reckless, pagarían sumas extraordinarias de dinero por poseer alguna de aquellas maravillas.

el hilo de oroAdemás, la trama siempre tiene un ritmo trepidante, nunca le proporciona un descanso al lector. Incluso cuando los personajes parecen alcanzar un descanso están ocurriendo cosas, las intrigas avanzan, hay traiciones en cada esquina. Estos libros me recuerdan un poco a la fantasía que últimamente me cuesta trabajo encontrar. Fantasía llena de acción, personajes que se salen de los prototipos del príncipe encantador y la damisela en apuros. Los libros resultan un soplo fresco, siempre con nuevas incógnitas surgiendo. Con Cornelia Funke, siempre se tiene la impresión de que la historia es mucho más complicada de lo que te está mostrando, pero al leer, nunca se siente demasiado enrevesado, gracias a la manera tan simple que tiene de narrar y lo fácil que se pone en la piel de sus personajes.

Durante tres libros ocurren muchas cosas y es agradable ver como los personajes van cambiando y se van desarrollando. Los cambios son demasiado evidentes en todos. Nunca se sienten demasiado bruscos, pues vemos como van madurando conforme la historia avanza, como tienen remordimientos o, por el contrario, los pierden. Ningún personaje permanece igual durante los tres libros, ni siquiera los secundarios, que tienen un desarrollo, aunque este sea menor.

reckless mapa2

Y ya, antes de que siga yo hablando demasiado, sólo me falta decir que la edición de los libros, con las ilustraciones y los mapas de la autora es preciosa. Las ilustraciones aparecen al principio de todos los capítulos y siempre tienen relación con este. Realmente mi única queja con respecto a los libros es que, por alguna razón desconocida para mí, eligieron dejar la puntuación de todas las comillas a la manera inglesa ¡y estamos hablando de un libro en español! Pero de todos modos, eso no empaña demasiado la lectura, porque lo importante es la historia que Cornelia Funke está por contar. Existen tres libros publicados: Reckless, Sombras Vivientes y El hilo de oro, pero habrá, al menos, dos más. A estos personajes todavía les queda mucha vida.

reckless mapa1

Todas las hadas del reino, Laura Gallego | Reseña

¿Tienes un niño interior al que solían gustarle los cuentos de hadas? Bueno, entonces, probablemente este libro te llame la atención. Por primera vez en mucho tiempo, me toca ver un libro de cuentos de hadas en el que es precisamente el hada madrina la que protagoniza la historia. En esta ocasión, Camelia, un hada madrina, nos cuenta la historia de sus ahijados desde sus propios ojos y su perspectiva.

Sus ahijados no son los mejores del mundo, pero a pesar de todo, ella los quiere y haría cualquier cosa para que sus futuros resultaran brillantes y consiguieran su final feliz. Sin embargo, cuando Orquídea, otra hada madrina, le encarga a uno de sus ahijados, las cosas empiezan a torcerse.

Simón es un mozo de cuadra, sin nada especial, sin una marca de héroe, que no posee ningún artefacto mágico y que, sin embargo, está enamorado de la princesa Asteria y desea que ella también le corresponda. La princesa, sin embargo, no desea casarse, pues está convencida de que todos sus pretendientes la buscan por razones políticas y no por verdadero amor. ¿Logrará Camelia concederle su final feliz a Simón?

Todas las hadas del reino portadaBueno, he de decir que el libro en sí es un gran cuento de hadas, con más referencias a los hermanos Grimm y Charles Perrault por párrafo de lo que cualquier persona puede soportar, lamentablemente. Referencias a Blancanieves, Rapunzel, Hansel y Gretel… y otra infinidad de cuentos inundan las páginas para hablar de tiempos pasados y de los recuerdos de Camelia, que intenta hacer su trabajo lo mejor que puede por el bien de sus ahijados.

Sin embargo, la trama de la novela en sí no es su fuerte, porque pasa la página 50 y el hilo conductor sigue sin ser demasiado claro, pues los personajes irrelevantes son mayoría. El resto de los ahijados de Camelia tienen sus suntramas, pero ninguna está bien desarrollada y realmente ninguna tiene un desenlace propiamente dicho, así que resultan prescindibles.

Todas las hadas del reino es un libro quizá demasiado largo para la historia que pretendía contar y, en la mayoría de los casos, apela a la nostalgia a los cuentos infantiles que conocemos para emocionarnos aunque sea un poco. Las vueltas de tuerca están más o menos bien manejadas, pero no son suficientes para mantener a flote la trama y en muchos de los casos, hay pasajes completos que resultan forzados. Los personajes son más bien planos, con una o dos características bien definidas (que, en general, se limitan a características informadas y no mostradas), pero les falta profundidad. Realmente sentí que estaba leyendo un cuento de los Hermanos Grimm, con prosa más moderna y nada más. A ratos, incluso, empezó a asemejarse a una telenovela mexicana, pues los personajes estaban caricaturizados en algunas partes.

Todas

De hecho, hay partes que me recuerdan especialmente a Maleficent, la película de Disney. Creo que el propósito del libro no es malo, pero la ejecución no es la mejor. Es un libro entretenido, sobre todo para gente a la que le gustaron los cuentos de hadas, pero posee sus pequeños defectos.

Sobre el desenlace, creo que no es para todos los gustos y puede resultar extraño, pero al menos Laura Gallego sabe hilar el final de Todas las hadas del reino de una manera bastante buena. A mí, en lo personal, me hubiera gustado ver más las consecuencias políticas y sociales de lo que ocurrió al final en el mundo que creó, pero soy consiente de que es un libro juvenil y que quizá lo que me hubiera gustado ver sólo hubiera sido más paja en el libro, de la que ya me quejé allá arriba.

Viendo a Todas las hadas del reino como conjunto, me parece un libro que, en general, cumple su propósito de entretener. Lamentablemente, resultó demasiado largo para la historia que contó, se asemejó a las malas telenovelas mexicanas (en especial a la de La maldita lisiada), y, a pesar de tener todo el espacio para desarrollar bien una sola trama, elige desarrollar más subtramas que, a la hora de ver el libro completo, no aportan nada y sólo son relleno. Recomiendo el libro a todos aquellos nostálgicos por los cuentos de los hermanos Grimm, pero no creo que pueda ofrecer mucho más.

Rubí

Gwen Shepard debe convivir con una estricta abuela, una prima insoportable y sabelotodo que puede viajar en el tiempo y una tía que tiene visiones…

Excepto que la que heredó el gen que le permite viajar en el tiempo no es su prima Charlotte, una pelirroja que sabe francés y puede comportarse como una dama del siglo XVII o en el XIX. Gwen insiste en que es todo lo contrario a ella, torpe y poco más que un cero a la izquierda cuando Charlotte, a quien todos adoran, está presente.

Pero por supuesto, como cada libro juvenil lo exige en esta época, hay un galán arrogante llamado Gideon de Villiers y la intriga, de la que son parte Paul y Lucy, unos viajeros en el tiempo que traicionaron a la Logia y robaron el cronógrafo para zarpar en el Titanic y dejarlo antes de que se hundiera.

Rubí ha triunfado en la literatura juvenil ofreciendo algo nuevo y algo fresco, porque ofreció algo que no fueran vampiros o criaturas inmortales, hermosas y peligrosas. Rubí ofrece viajes en el tiempo, que supo manejar casi a la perfección.

Sin embargo, a pesar de su prosa divertida, creo que Rubí es sólo un mero libro introductorio de una trilogía que promete más. ¿Lo cumple? Que quienes la terminaron ya, la juzguen. No pasa casi nada y la acción es atrabancada, demasiado rápida.  Gwen no es la protagonista fuerte que uno debería esperar, si no es más bien una chica con una voz narradora extraordinariamente divertida, pero una chica que no tiene mucho de extraordinario. Su don, quizá, y nada más.

La novela acaba siendo una de esas novelas juveniles producidas a lotes en el mercado de hoy, que promete más de lo que da y se queda en mero libro introductorio, con algunos personajes destacables y otros no tanto, que no destaca demasiado y que, por supuesto, no será el próximo hit literario y mucho menos el próximo nobel.

Por otro lado, la trilogía cosechó la fama suficiente como para producir una película anglo-germana, que si bien, se aleja un poco de la novela, resulta agradable para entretenerse un rato. Aquí debajo, el tráiler, con subtítulos en inglés.

http://youtu.be/5ayNXRVC0YE

Graceling

Hay gente en estas tierras que tiene poderes extraordinarios a los que llamamos gracias. Mi nombre es Katsa. Soy un instrumento que mi rey utiliza para castigar a sus enemigos. Mi gracia es matar.

En los siete reinos existen personas con heterocromía, con los ojos de distinto color, que tienen poderes extraordinarios llamados gracias. Una gracia puede hacer que leas los pensamientos de los demás o que hables al revés, que nades sin necesidad de respirar o que seas un experto para la lucha. Puede que la gracia sea algo extraordinariamente útil, puede que no sirva para nada… Sin embargo, los Gracelings en los siete reinos no son libres (a excepción de en Lenidia), pertenecen a su rey y este decide si le son útiles o si volverán a su casa. Y por supuesto… no todo el mundo quiere a un graceling.

Lady Katsa de Terramedia, la sobrina del rey, es la protagonista de este libro. Está esclavizada a su tío, el rey, que la usa para sus propios fines sin tener ni idea de que Katsa ayuda a liberar príncipes lenidios secuestrados.  Katsa conoce miles de maneras de matar a un hombre, miles de maneras de romper un hueso, de hacer daño sin dañar órganos vitales. Randa la ha usado como verdugo durante demasiado tiempo. Y ella ya no quiere servirle.

Pero a la historia de Katsa se va entretejiendo una trama diferente, una que hará que ella y Po, un príncipe lenidio que llega al reino de Randa buscando a su abuelo, emprendar un viaje que los llevará desde Terramedia hasta Monmar, un reino en el que, se cuenta, todos son felices. Leck, el rey, gobierna justamente a todos y está casado con una princesa lenidia. ¿Pero si todos son felices, por qué Po y Katsa sospechan que algo no funciona del todo bien?

Lady Katsa sólo es leal a sí misma y a los que quieren. Sabe valerse por sí misma y aparentemente no necesita de nadie más. No desea hijos, ni un matrimonio que Randa pueda arreglarle (en su propio beneficio, no en el de ella). Desea libertad, poder ir de un lado a otra sin estar sometida a la voluntad de un rey que no duda ni un segundo en aprovecharse de las debilidades de sus enemigos.

La trama puede no parecer ir a ningún lado, pero no lo duden, una intriga se cuece de reino en reino, de palacio en palacio, y Katsa está decidida a averiguar qué es. Aun cuando es la primera parte de una trilogía, el libro por sí mismo es autoconclusivo (aunque sus protagonistas vuelven a aparecer en la tercera parte, Bitterblue) y la narración es ligera. Los personajes están bien planteados aun cuando la parte romántica de la historia puede llegar a flanquear en algunos momentos, no es lo esencial.

Si es bueno, o malo, tienes que decidirlo tú y adentrarte en ese mundo donde puede ser una maldición o una bendición tener los ojos de diferente color.