Graceling

Hay gente en estas tierras que tiene poderes extraordinarios a los que llamamos gracias. Mi nombre es Katsa. Soy un instrumento que mi rey utiliza para castigar a sus enemigos. Mi gracia es matar.

En los siete reinos existen personas con heterocromía, con los ojos de distinto color, que tienen poderes extraordinarios llamados gracias. Una gracia puede hacer que leas los pensamientos de los demás o que hables al revés, que nades sin necesidad de respirar o que seas un experto para la lucha. Puede que la gracia sea algo extraordinariamente útil, puede que no sirva para nada… Sin embargo, los Gracelings en los siete reinos no son libres (a excepción de en Lenidia), pertenecen a su rey y este decide si le son útiles o si volverán a su casa. Y por supuesto… no todo el mundo quiere a un graceling.

Lady Katsa de Terramedia, la sobrina del rey, es la protagonista de este libro. Está esclavizada a su tío, el rey, que la usa para sus propios fines sin tener ni idea de que Katsa ayuda a liberar príncipes lenidios secuestrados.  Katsa conoce miles de maneras de matar a un hombre, miles de maneras de romper un hueso, de hacer daño sin dañar órganos vitales. Randa la ha usado como verdugo durante demasiado tiempo. Y ella ya no quiere servirle.

Pero a la historia de Katsa se va entretejiendo una trama diferente, una que hará que ella y Po, un príncipe lenidio que llega al reino de Randa buscando a su abuelo, emprendar un viaje que los llevará desde Terramedia hasta Monmar, un reino en el que, se cuenta, todos son felices. Leck, el rey, gobierna justamente a todos y está casado con una princesa lenidia. ¿Pero si todos son felices, por qué Po y Katsa sospechan que algo no funciona del todo bien?

Lady Katsa sólo es leal a sí misma y a los que quieren. Sabe valerse por sí misma y aparentemente no necesita de nadie más. No desea hijos, ni un matrimonio que Randa pueda arreglarle (en su propio beneficio, no en el de ella). Desea libertad, poder ir de un lado a otra sin estar sometida a la voluntad de un rey que no duda ni un segundo en aprovecharse de las debilidades de sus enemigos.

La trama puede no parecer ir a ningún lado, pero no lo duden, una intriga se cuece de reino en reino, de palacio en palacio, y Katsa está decidida a averiguar qué es. Aun cuando es la primera parte de una trilogía, el libro por sí mismo es autoconclusivo (aunque sus protagonistas vuelven a aparecer en la tercera parte, Bitterblue) y la narración es ligera. Los personajes están bien planteados aun cuando la parte romántica de la historia puede llegar a flanquear en algunos momentos, no es lo esencial.

Si es bueno, o malo, tienes que decidirlo tú y adentrarte en ese mundo donde puede ser una maldición o una bendición tener los ojos de diferente color.

La emperatriz de los etéreos

«Cuentan que, más allá de los Montes de Hielo, más allá de la Ciudad de Cristal, habita la Emperatriz en un deslumbrante palacio…»

Bipa es extremadamente racional, cree que los cuentos de hadas son una pérdida de tiempo en las cuevas y tampoco le interesa lo que pueda haber allí afuera, en ese mundo helado. Aer, por el contrario, se pasa la vida soñando con esa estrella azul que marca el camino hasta el deslumbrante castillo de la Emperatriz de los etéreos y Bipa no hace más que señalarle que eso son solo sueños y fantasías. Pero Aer se obstina, recordándole que su padre no era originario de las Cuevas, diciéndole qué tiene que haber algo más allí afuera, y parte hacia lo que parece una muerte segura, en busca de la Emperatriz de la que casi nadie ha oído hablar.

Un libro con una trama muy sencilla, en comparación a sus tres monstruosos antecesores publicados, la trilogía Memorias de Idhún, pero que aun así guarda algún secreto. ¿Existe de verdad la Emperatriz o son sólo ilusos los que van tras ella? ¿Se puede vivir allá afuera, lejos de la confortable seguridad de las cuevas, donde están a salvo de la nieve? ¿Existe el reino etéreo o por el contrario, no hay más que oscuridad?

Bipa, la protagonista, bastante obstinada, terca, y poco dada a fantasías, parte en una odisea en busca de Aer, a quien quiere llevar a rastras de vuelta con su madre, Nuba, una mujer de ojos tristes. Pero todo parece en contra de ella. ¿A dónde ha ido Aer, para empezar? ¿Cómo va a alcanzarlo? Armada de valor, se aventura en las nieves y en el hielo que cubren toda la superficie de la tierra para ir a buscar a Aer, un chico que, hasta hacía poco tiempo, sólo conseguía ponerla de nervios al asegurar que había algo afuera de las cuevas, un reino donde no existe el sufrimiento, ni el hambre, un reino perfecto: el reino etéreo. Y en él, su emperatriz.

Laura Gallego crea a una protagonista con una personalidad avasalladora, negada para los cuentos de hadas, pero leal a aquel a quien considera su amigo. Valiente, a su manera, incapaz de detenerse ante nada para llegar a su objetivo: Aer. Tiene claro cuál es su propósito y no le importa nada más. No le importa hacer daño, ni perder una parte de sí misma si con eso conseguirá alcanzar a Aer. Porque… ¿cuál es el precio que tienen que pagar aquellos que desean ascender a la perfección del reino etéreo?

Bajo la misma estrella

Había escuchado maravillas de John Green y sobre todo de este libro, que trata sobre dos chicos con cáncer. Trágico, ¿no? Hazel Grace tiene que llevar a cuestas un tanque de oxígeno a cada momento porque sus pulmones apestan siendo pulmones y Augustus Waters no tiene una pierna, sino una prótesis. Se conocen en un grupo de apoyo contra el cáncer, al que Hazel acude para complacer a sus padres y Augustus acompañando a un amigo y pronto nace algo entre ellos. «Algo» que no es romance, porque Hazel tiene miedo de morir en cualquier momento, de crear lazos que después no pueda romper.

En fin: la gente habla maravillas del libro. De Augustus, sobre todo, y de las lágrimas que derramaron con su final. Es dramático, un montón de palabras bien escritas y acomodadas que buscan enternecer al lector sin un propósito fijo. El libro es mono, es bonito, la trama tiene algo que te llama, pero definitivamente, para mí no fue mucho más allá. Me parece un libro estándar sobre cáncer, una enfermedad que se lleva a miles de personas cada año (y que rompe el corazón si es un niño o un adolescente quien la sufre). Me pareció un libro que intenta decir «¡Hey, el mundo no apesta del todo!» la mitad del tiempo y su gran error es que no acaba de convencerme.

Photo

Hazel adolece de algunos de los errores recurrentes en las protagonistas femeninas actuales, que se dedican a infravalorarse a sí mismas, pero no es nada grave, porque acaba por superarlo después de la página cincuenta más o menos. Como voz cantante del libro es capaz de enternecer al lector y llevarlo a sus reflexiones, pero me frustra que no me lleve más allá, o que a mí, precisamente a mí, no me transmita nada más.

Augustus es el perfecto protagonista, un chico inteligente, que hace todo lo posible por agradar a Hazel, que sacrifica su deseo para cumplir el sueño de Hazel (una trama un poco tirada de los pelos a mi parecer, pero bueno, supongo que por eso el libro no me alcanzó a cuajar del todo).

En resumen: un libro bonito, con palabras bonitas, algunas frases muy buenas, pero nada excepcional. Nada que se vaya a convertir en el próximo clásico, y mucho menos, el próximo premio nobel.

Copo de algodón

“Mi padre es un hombre triste.

No tendría por qué serlo. Es el dueño de todo. Le llaman el Gran Tlatoani. Eso quiere decir que es nuestro rey, nuestro emperador.”

María García Esperón, escritora mexicana rescata del olvido a Tecuixpo Ixtlaxóchitl, Copo de Algodón, Flor Blanca, hija de Teyhualco, princesa de Tacuba y de Moctezuma Xocoyotzin, el Gran Tlatoani de Tenochtitlan, mejor conocida por la historia como Isabel Moctezuma, que le dio a Hernán Cortés una hija después de la conquista y a quien Cortés trató con la cortesía propia de su rango de princesa otorgándole riquezas, tierras y un esposo.

Pero eso fue después. Después de que los españoles arribaran a Tenochtitlán y compartieran su cultura con los aztecas, que los recibieron con regalos y honores, creyéndolos dioses venidos del otro lado del mar…

En este libro se narra la historia vista desde los ojos de Copo de Algodón, una niña, hija del gran Tlatoani, que es testigo del choque brutal entre dos culturas muy diferentes que hoy, en este tiempo, nos resultan difíciles de comprender. Copo de Algodón nos sumerge de lleno en su manera de ver la vida y de entender su cultura llena de dioses que hoy sólo son enormes esculturas de piedra y ritos que no creemos posibles, como todos los sacrificios humanos dedicados al dios de la guerra…

Casada a los nueve años con Cuitláhuac, el señor de Iztapalapa, que tiene ya una esposa e hijos mayores que ella en unas bodas magníficas que no están destinadas, de ningún modo a acabar en un «felices para siempre». Porque los españoles llegan antes con su cultura y sus demandas, sus ideas. Porque la conquista no fue sólo sangre y muerte, como Tecuixpo se encarga de mostrarnos con su voz melodiosa y sus ojos de niña, que es más sabia de lo que su edad dicta.

María García Esperón es quien la rescata del olvido, destinada a vivir esa parte de la historia, ese choque frontal entre dos culturas a las que les cuesta entenderse la una a la otra, y que sin embargo, las circunstancias acaban por unir de todas las maneras posibles para dar paso a una nueva era en nuestras historia: la Colonia.

El libro fue publicado por editorial El Naranjo en 2010 y está ilustrado con soberbia y exquisitas imágenes de Marcos Almada Rivero, pero sin duda, lo que más destaca es la voz de la princesa, la prosa de la escritora.

Marina

«A veces recordamos lo que nunca sucedió»

Ha pasado el tiempo y se han acumulado los recuerdos y en la memoria de Óscar aun suenan las palabras de Marina, esa chica a la que conocía gracias al hurto de un reloj que no funciona y que se paró el día que una mujer murió. Marina tiene la edad de Óscar, que vive en un internado del que se escapa a las cinco de la tarde sin falta todos los días y juntos entablan una amistad basada en los misterios que los rodean.

Marina lleva a Óscar hasta un panteón donde cada fin de semana, una mujer completamente vestida de negro, con el rostro cubierto, deposita una flor sobre una tumba anónima que sólo tiene grabada una mariposa negra. Deciden seguirla y se encuentran con escalofriantes títeres en un invernadero y un albúm fotográfico lleno de fotos de malformaciones, todas ellas fechadas. Entonces, deciden averiguar más cosas.

Después de quedarse con ese albúm fotográfico, que dudan si olvidar o tirar, un chico se le acerca a Óscar para darle una tarjeta con la dirección de Mijail Kolvenik, en la calle Princesa y decirle que una mujer vestida de negro se lo manda. Óscar está seguro de que es una equivocación, pero lo acepta y descubre que en la esa dirección no vive ningún Mijail Kolvenik, sino un tal Benajmín Sentís que no le estrecha las manos con facilidad a nadie y les revela que Kolvenik murió en 1948 y a continuación procede a contarles una historia escalofriante sobre aquel extranjero que llegó a Barcelona en 1919 hundido en la miseria y se convirtió en uno de los hombres más poderosos y ricos de Barcelona, director de la compañía Velo-Granell, y finalmente, se casó con una leyenda de la opera: Eva Irinova. No le salió bien.

Óscar y Marina se van con la sensación de que Benjamín Sentís les oculta algo y días después aparece muerto en las alcantarillas de Barcelona con las manos arrancadas. Y entonces, empieza la carrera.

¿Quién es realmente Mijail Kolvenik y por qué tiene una insana obsesión con las malformaciones? ¿Cuánta gente llegó a conocerle de verdad? ¿Qué pasó realmente con él y su esposa desfigurada? ¿Quién fue el doctor Joan Shelley y por qué se convirtió en uno de sus más cercanos allegados? Marina y Óscar están determinados a resolver el rompecabezas de la vida de Kolvenik, sin saber lo mucho que les puede costar.

Para mí, el mejor libro de Zafón, que sí, sigue el mismo esquema que todos sus libros (una generación de jóvenes se topa de frente con un misterio escalofriante, o con una historia sin un final feliz, que todavía tiene una cita con el presente…). ¿Qué tiene de mejor? Ese es sólo mi criterio, claro, pero te invito a descubrir el misterio de Mijail Kolvenik y la mariposa negra, al mismo tiempo que Marina guarda sus propios secretos y Óscar narra una historia que años más tarde, no está seguro de si sucedió, o sólo es una mala jugada de su memoria.

Hermosas criaturas

Lo vendieron como el nuevo Harry Potter, un fenómeno increíble, con super-ventas…, que no le ha llegado ni a los pies a Crepúsculo o a Los Juegos del Hambre, a pesar de ya tener una película que pasó sin pena ni gloria por las salas de cine al mismo tiempo que las nominadas a los óscares.

Evidentemente, no es lo que fue el fenómeno Harry Potter y mucho menos se le acerca. Hermosas Criaturas es un libro que hay que leer sin pretensiones, sin esperar nada, dejando que te entretenga.

Hermosas Criaturas habla de magia, una magia diferente, con terribles consecuencias si la usas mal y con terribles maldiciones. La novela se ambienta en un pueblo sureño de Estados Unidos, donde todo el mundo conoce los trapos sucios de todo el mundo y los forasteros no son del todo bien aceptados. ¿Bien ambientado? No lo sé, nunca he estado en un pueblo del sur de Estados Unidos.

En medio de Gatlin hay personajes bien construidos, cada cual con su misterio o su desgracia… y en medio de todo aquello, en ese pueblo donde nunca pasa nada, están Ethan y Lena, los protagonistas destinados a formar una pareja (porque los libros de ahora siempre tienen que tener una pareja principal, al parecer…). Los dos sueñan con el otro sin conocerse y se reconocen la primera vez que se ven… Lena trata de ahuyentarlo, pero Ethan persiste en su deseo de conocerla y de saber por qué se escribe un número diferente en la mano cada día. Cliché, tal vez.

La magia está allí, latente. Se siente varias veces, pero el lector tiene que avanzar para descubrir lo que pasa en realidad en ese entresijo de misterios y de personajes, de conflictos que parecen típicos de las familias ultra conservadoras. Conflictos que acaban por empujar a Lena al límite, porque nadie, más que Ethan y Link, el mejor amigo eterno, la ha recibido bien.

¿Qué más puedo decir sin spoilear nada? No mucho. La maldad se siente, pero no se desvela tan rápido y deja que el lector arme su propio rompecabezas. Algunas revelaciones acaban por parecer obvias y predecibles, y aunque los personajes protagonistas no son ni por asomo los mejores entre todo el elenco, sin duda es un libro que cumple con un objetivo muy por debajo del que le marcaron en la campaña de marketing estirada al máximo: entretener.

Eso de alcanzar el fenómeno Harry Potter todavía le queda muy lejos.

Escribe Un Blog

¿Qué es lo que lleva al ser humano a expresar sus ideas, sentimientos e inquietudes? ¿De dónde surge la necesidad de plasmar todo esto mediante las artes que conocemos?

Una de las mas comunes es la literatura, escribir lo que cruza por tu mente, no necesariamente para que alguien mas lo vea, muchas veces solo es para nosotros, para no olvidarlo y en algún momento del futuro recordarlo.

Con la llegada del internet la oportunidad que tiene una persona para hacer saber a los demás lo que piensa aumentó exponencialmente, y aún más con la evolución a la Web 2.0, las herramientas de publicación al alcance de cualquier usuario con un ordenador y una conexión a Internet.

Usamos Blogger, WordPress, Tumblr, por nombrar los sitios de blogging más conocidos, donde miles de usuarios se expresan y comparten ideas, somos una generación tecnológica con necesidades y una de ellas es expresarnos y creo que la respuesta al ‘¿Por qué?’ es porque simple y llanamente ‘somos humanos’ y es natural que queramos mostrar nuestras ideas, opiniones y pensamientos, tal vez hasta ganar algunos adeptos a la ‘causa’.

Si tienes la oportunidad te invito a que abras un blog, y escribas, tal vez no quieres que lo lean, pues la opción existe, tal vez quieras que la gente lo sepa y aun así no te leen, realmente esto no importa, si te hace sentir bien contigo mismo hazlo, lo considero una actividad sana, a veces tenemos nuestra cabeza llena de pensamientos y no esta demás ‘liberar un poco de espacio en nuestro disco duro’.