Fates and Furies: lo mejor de Amazon en 2015 | Reseña

Es probable que aún no hayan oído hablar de Fates and Furies porque aún no ha sido traducido. Sin embargo, mi curiosidad pudo más porque los editores de Amazon lo nombraron lo mejor de 2015 en la categoría de ficción y fue finalista en el National Book Award 2015. Así que me dije que probablemente sería algo que valdría la pena leer. Fates and Furies es uno de esos tantos libros sobre el matrimonio, que intentan encontrarle un sentido, una razón, una base, algo. En este caso, nuestros protagonistas Lotto y Mathilde, se casan en secreto, a los veintidós años, unas semanas después de graduarse. Sus amigos no lo pueden creer y, año tras año, hacen apuestas de como el matrimonio entre ambos fracasará de manera épica; sin embargo, año tras año, Lotto y Mathilde parecen una pareja mucho más sólida que el año anterior.

fates and furies coverLauren Groff, la autora, basa su novela en la premisa que la clave para un buen matrimonio no son las verdades, sino los secretos. O más bien, entre Lotto y Mathilde, las verdades omitidas, que nadie ha dicho. Sabe construir sus personajes, describirlos con fortalezas y defectos, sus conflictos internos y sus contradicciones humanas. Lotto es quien más perfilado vemos en ese sentido, que ama a su mujer, pero también tiende a creer que como es su mujer es de su propiedad y no soporta oír que Mathilde salió con más personas antes que él. Groff no lo justifica en ningún momento, no da la idea de que la actitud de Lotto frente al pasado y a los secretos de su mujer es algo correcto y Mathilde siempre le deja en claro que, sí, lo quiere, que sí, ha hecho sacrificios por él, pero que, finalmente, su pasado es su pasado y él no tiene dominio sobre él.

Hay quien ha comparado la novela con el libro Perdida (Gone Girl) de Gillian Flynn, sólo que con personas más agradables de protagonistas. A excepción de que Perdida trata también de un matrimonio y un poco el estilo de la narración, comparación no le veo más allá. Sí, las dos protagonistas guardan secretos que vamos descubriendo, pero estos ni siquiera tienen un punto de comparación; quizá es sólo que a la gente le gusta hacer conexiones entre los libros o es todo una estrategia de marketing.

Lauren Groff sabe desarrollar a sus personajes y lo hace bien. Mientras que a Lotto lo conocemos desde la página uno, Mathilde siempre es más bien un enigma para los lectores e incluso para su propio esposo. Conforme pasan los años, se da cuenta de lo poco que en realidad conoce algunas facetas suyas y lo mucho que da por sentado. Sin embargo, más o menos a la mitad del libro la voz narrativa cambia abruptamente de punto de vista y nos trasladamos de Lotto a Mathilde. Conocemos los orígenes del personaje y todo lo que ha hecho durante su matrimonio, los secretos qué ha guardado y por qué.

Lauren-Groff-c-Megan-Brown
Lauren Groff, fotografía de Megan Brown

 

Fates and Furies, sin embargo, esta lejos de ser el libro perfecto y aunque tiene personajes muy bien perfilados, falla al mostrarnos el ambiente. No es que las descripciones falten, es que directamente uno siente que no están allí. Pareciera que Lauren Groff se hubiera centrado demasiado en la psique de los personajes y todo lo demás, a sus ojos, hubiera salido sobrando. Hay momentos en los que la novela sí se sostiene sólo con eso, pero para mí gusto hubo momentos en los que me faltaba algo.