Todas las hadas del reino, Laura Gallego | Reseña

¿Tienes un niño interior al que solían gustarle los cuentos de hadas? Bueno, entonces, probablemente este libro te llame la atención. Por primera vez en mucho tiempo, me toca ver un libro de cuentos de hadas en el que es precisamente el hada madrina la que protagoniza la historia. En esta ocasión, Camelia, un hada madrina, nos cuenta la historia de sus ahijados desde sus propios ojos y su perspectiva.

Sus ahijados no son los mejores del mundo, pero a pesar de todo, ella los quiere y haría cualquier cosa para que sus futuros resultaran brillantes y consiguieran su final feliz. Sin embargo, cuando Orquídea, otra hada madrina, le encarga a uno de sus ahijados, las cosas empiezan a torcerse.

Simón es un mozo de cuadra, sin nada especial, sin una marca de héroe, que no posee ningún artefacto mágico y que, sin embargo, está enamorado de la princesa Asteria y desea que ella también le corresponda. La princesa, sin embargo, no desea casarse, pues está convencida de que todos sus pretendientes la buscan por razones políticas y no por verdadero amor. ¿Logrará Camelia concederle su final feliz a Simón?

Todas las hadas del reino portadaBueno, he de decir que el libro en sí es un gran cuento de hadas, con más referencias a los hermanos Grimm y Charles Perrault por párrafo de lo que cualquier persona puede soportar, lamentablemente. Referencias a Blancanieves, Rapunzel, Hansel y Gretel… y otra infinidad de cuentos inundan las páginas para hablar de tiempos pasados y de los recuerdos de Camelia, que intenta hacer su trabajo lo mejor que puede por el bien de sus ahijados.

Sin embargo, la trama de la novela en sí no es su fuerte, porque pasa la página 50 y el hilo conductor sigue sin ser demasiado claro, pues los personajes irrelevantes son mayoría. El resto de los ahijados de Camelia tienen sus suntramas, pero ninguna está bien desarrollada y realmente ninguna tiene un desenlace propiamente dicho, así que resultan prescindibles.

Todas las hadas del reino es un libro quizá demasiado largo para la historia que pretendía contar y, en la mayoría de los casos, apela a la nostalgia a los cuentos infantiles que conocemos para emocionarnos aunque sea un poco. Las vueltas de tuerca están más o menos bien manejadas, pero no son suficientes para mantener a flote la trama y en muchos de los casos, hay pasajes completos que resultan forzados. Los personajes son más bien planos, con una o dos características bien definidas (que, en general, se limitan a características informadas y no mostradas), pero les falta profundidad. Realmente sentí que estaba leyendo un cuento de los Hermanos Grimm, con prosa más moderna y nada más. A ratos, incluso, empezó a asemejarse a una telenovela mexicana, pues los personajes estaban caricaturizados en algunas partes.

Todas

De hecho, hay partes que me recuerdan especialmente a Maleficent, la película de Disney. Creo que el propósito del libro no es malo, pero la ejecución no es la mejor. Es un libro entretenido, sobre todo para gente a la que le gustaron los cuentos de hadas, pero posee sus pequeños defectos.

Sobre el desenlace, creo que no es para todos los gustos y puede resultar extraño, pero al menos Laura Gallego sabe hilar el final de Todas las hadas del reino de una manera bastante buena. A mí, en lo personal, me hubiera gustado ver más las consecuencias políticas y sociales de lo que ocurrió al final en el mundo que creó, pero soy consiente de que es un libro juvenil y que quizá lo que me hubiera gustado ver sólo hubiera sido más paja en el libro, de la que ya me quejé allá arriba.

Viendo a Todas las hadas del reino como conjunto, me parece un libro que, en general, cumple su propósito de entretener. Lamentablemente, resultó demasiado largo para la historia que contó, se asemejó a las malas telenovelas mexicanas (en especial a la de La maldita lisiada), y, a pesar de tener todo el espacio para desarrollar bien una sola trama, elige desarrollar más subtramas que, a la hora de ver el libro completo, no aportan nada y sólo son relleno. Recomiendo el libro a todos aquellos nostálgicos por los cuentos de los hermanos Grimm, pero no creo que pueda ofrecer mucho más.

Autor: Nea Poulain

"La vida nos la regalan, el tiempo hay que robárselo." Programadora, Ingeniera en Sistemas Computaciones en proceso, por el IPN. Sueño con estudiar Edición Editorial y leo todo el tiempo. Firme defensora de que las ciencias y la cultura no van separadas. Todo es bueno con una dosis aceptable de cafeína en la sangre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *